dijous, 30 de gener de 2014

La propuesta del PSC y del PSOE es un brindis al sol

http://www.teinteresa.es/politica/propuesta-PSC-PSOE-brindis-sol_0_994101826.html

Esta propuesta del PSC ya fracasó rotundamente en las urnas. El PSC es un partido en crisis que, respondiendo a su tradición del republicanismo federal, ha ido haciendo estas propuestas. Pero esta propuesta federalista ha tenido una falta de reconocimiento popular frente a las propuestas más soberanistas e independentistas. Las últimas elecciones muestra que hay una opción mayoritariamente soberanista. También hay que decir que dentro del PSC tampoco hay una visión unitaria, sino fragmentaria de como debe ser la relación de Cataluña con España.
Este documento es muy oficialista, elaborado por la cúpula que ahora manda en el partido, pero no creo que toda la gente dentro del PSC tenga esta opción. También hay mucha gente a favor del derecho a decidir.
Por otro lado, han tenido 30 años para proponer estos temas y ahora, de repente, tienen una fiebre de ideas. Para la mayoría de temas que quieren reformar, muchos no hace falta reformar la Constitución. Por ejemplo, para distribuir competencias. Ya caben con la Constitución actual. Lo único que hacen es introducir la palabra "federal", que puede querer decir muchísimas cosas. El federalismo, además, es compatible con la centralización política.
'Federal' es una palabra comodín. Para la mayoría de las cosas que proponen no hace falta reformar la Constitución, sino interpretarla en un sentido pro-autonómico.
Para cambiar la Constitución habría que hacer una propuesta diferente como, por ejemplo, una España plurinacional. Su reconocimiento es donde está el auténtico problema.
Creo que este documento no aporta nada nuevo, y sobre todo no lo hace en el sentido del debate actual, que no va sobre el federalismo, sino sobre el soberanismo, que es el reconocimiento jurídico de Cataluña como sujeto político.
Es decir, muchos de estos temas ya fueron tratados en la sentencia del TC sobre el Estatuto, y ya se vio la dificultad que había para admitirlos dentro de los órganos centrales del Estado.
Además, esta propuesta es inviable en la práctica. No hay una mayoría suficiente en las cortes generales para tirar adelante con esto; el PP no quiere saber nada. En ninguno de estos temas hay una posibilidad práctica. Diría que es un brindis al sol, que no responde en nada a lo que es el debate profundo que hay actualmente en Cataluña, que es el encaje entre Cataluña y el Estado español.
Hay que tener en cuenta que la mayoría política que hay en Congreso y Senado es minoritaria en el Parlament de Cataluña. 
Esto produce un cortocircuito, porque cualquier iniciativa que venga del Parlament está condenada al fracaso. En las cortes generales los partidos mayoritarios en Cataluña son minoritarios allí. Hay dos maneras muy diferentes de ver la política y de ver qué es Cataluña y España.
Recordemos que hay un dictamen del Consejo de Estado del 2006 sobre la reforma de la constitución que se guardó en un cajón. Allí se detectaba una serie de puntos que se podrían reformar en la Constitución. Algunos están aquí y se podrían incorporar. La diferencia con respecto a este dictamen es que incluye la palabra federal. 
Para una reforma nominal, con tocar el artículo 176 sería suficiente, y si no, se podría tocar el artículo 168, que afecta a elementos estructurales. 
Porque el sistema, hoy en día, aunque no se diga, ya es federal. Si afecta al título preliminar habrá que hacerlo por el titulo 168. 

Luego está el tema del senado, convertirlo en una cámara territorial. Para hacerlo no hace falta reformarla, sino hacer que se cumpla. Lo primeros que no la cumplen son los políticos. Porque si se convierte en federal y sigue politizada, seguirá siendo igual. Aquí afectaría al artículo 69.
Luego tenemos el tema de la financiación, con un sistema en el que hay los privilegios de los vascos y navarros, que es una discriminación absoluta. Aunque esté reconocido en la Constitución, nada impide que otros territorios tengan un buen trato. 
Porque una cosa es reconocer que hay un sistema del convenio y otra convertirlo en un privilegio. La propia constitución dice que no puede haber privilegios entre comunidades autónomas. Que tengan un trato diferente, muy bien, pero privilegiado no puede ser. Cataluña demanda una mejora de una financiación insuficiente y pide que se cumpla el estatuto de Autonomía.
Habrá que buscar un sistema que sea más satisfactorio que el actual. Como dice el periodista Enric Juliana, de La Vanguardia, este problema es la financiación de Luxemburgo español (País Vasco y Navarra), y esto no puede ser.
Estamos ante un sistema en el que recauda es el Estado y el que gasta son las comunidades autónomas, y esto se puede mejorar. En la práctica tenemos un estado paternalista en la comunidades de régimen común, y un estado que es abstencionista en País Vasco y Navarra.
El PSC o el PSOE no tienen ninguna credibilidad. Cuando han tenido mayorías no han hecho nada. Aquí hablan de hacer una reforma federal para que haya una mayor participación de las comunidades autónomas en las decisiones del Estado, por ejemplo, para que los parlamentos autonómicos puedan hacer propuestas al senado, pero esto ya sucede ahora. O sea, que muchas cosas que se proponen, o ya se hacen o habría que hacerlas mejor. Pero no habría que reformar la Constitución.