divendres, 8 de gener de 2016

Por una sociedad de personas responsables. Reflexiones desde los valores cívicos.


La responsabilidad social de la persona es una exigencia cívica en el seno de una concepción comunitaria de la vida. La persona, como ciudadano, no es un mero sujeto titular de una condición legal, sino que goza de un status activo, merecedor de derechos y deberes. Desde estas premisas se analiza la importancia del civismo no sólo por parte de los ciudadanos sino también de los poderes públicos, y la concepción de la democracia como una forma de gobierno y una forma de vida. Los valores cívicos, de la responsabilidad, y los deberes en relación a los demás conciudadanos y a la comunidad toda, se expresan de forma clara también en la cultura de la seguridad, que empieza por cada uno de nosotros y no es totalmente delegable a las instituciones públicas. Así, persona y comunidad son dos caras de la misma moneda, y el Estado ha de tener en cuenta la base humana que lo justifica, y su incardinación en el mundo globalizado.